miércoles, 7 de mayo de 2008

The Authority; de Mark Millar y Frank Quitely

El testigo del The Authority, creado por Warren Ellis, lo recogió Mark Millar. De hecho fué el propio creador de la serie quien eligió a su compatriota inglés para que la continuase a partir de donde él la había dejado.

En este segundo ciclo se nos muestra un cambio sutil. Para muestra, el guión de Millar comienza así: "¿Por qué los supertipos nunca van detrás de los auténticos hijos de puta?" Lo cual sugiere por donde van a ir los tiros. Porque en esta ocasión los villanos de The Authority no son extraterrestres, ni ejércitos de una dimensión paralela, sino que son los propios dictadores y gobiernos corruptos de la Tierra. Eso sí, el esquema gráfico iniciado por el tándem Ellis/Hitch, tipo cinematográfico, se mantuvo en toda la serie de Millar y Quitely.

Dividido en tres arcos argumentales de cuatro números cada uno, éste The Authority fué salvajemente censurado por DC: Los contenidos homosexuales o de violencia bruta o de tipo político explícito (léase haciendo referencia directa a Bush) eran contínuos. La cosa no mejoró cuando, en aquel Septiembre de 2001, mientras se publicaba el tercer arco argumental, Nueva York sufriese el peor atentado de su historia. La serie se resintió, de hecho Frank Quitely, el genial dibujante de los primeros números, abandonó. La presión desde la editorial sobre los contenidos políticos y de violencia se hizo aún más insoportable.

Todo en The Authority era deliciosamente brutal y subversivo: Referencias directas a Bush como cómplice de un caso de tortura en grupo, a Blair, a Condoleezza Rice... una espeluznante (a día de hoy) imagen en la que se ve como caen las torres gemelas (dibujada pocos meses antes de que sucediera realmente). El momento histórico, y más en los USA, era muy delicado y los ánimos estaban muy sensibles y, en fín, como es obvio, la cosa duró poco y Millar fué despedido fulminantemente tras terminar la caótica publicación del tercer arco (de hecho no ha vuelto a trabajar en DC).

La pena es que la calidad general de la serie se resintiese tanto por la censura. Pero, aunque fuese con muchos altibajos, para nuestros gustosos paladares quedaron aquellos doce fantásticos números. En lo personal sufro una debilidad confesa por el dibujo de Frank Quitely, el cual me parece uno de los mejores dibujantes de comics habidos y por haber, y que en The Authority hizo un trabajo impresionante. Por otro lado el guión de Millar en los dos primeros arcos es insuperable y fastuoso. Siendo el primero de ellos, "Nacimiento", el mejor momento de la serie. Hacía tiempo que no disfrutaba tanto leyendo un comic de superhéroes como en ese primer arco.

Otras entradas a Mark Millar:
- Superman Rojo.

5 comentarios:

Knut dijo...

Si los 12 números de Ellis me parecen prescindibles y mosqueantes, en el caso de Millar me he llevado una sorpresa agradable.

En general me lo he pasado bastante bien con el resto de la serie, a la que por cierto no he notado grandes altibajos.

Desde luego es todo un acierto el meter cinismo por todas partes, fundamentalmente en lo político. Lo que no termina en el fondo de convencerme es eso de considerar "célula anarquista" a The Authority que a fin de cuentas creo que son bastantes onanistas y reaccionarios. Además no entiendo eso de anarquismos con jefes, la verdad.

Vale que polítiamente es simploncete, pero leches es un comic comercial después de todo. Lástima también que la cosa se quede como se quedó, es una serie que prometía bastante en el futuro.

Me cuesta algo de trabajo creérmela, tiene ideas estupendas que trata superficialmente o echando leches junto con tonterías sonrojantes. Pero se le perdona, precisamente porque creo que cumple bastante bien con su pretensión.

Eso de ver a superhéroes matando sin problemas es curioso, aunque da un repelus importante sus métodos, el hecho de que haxce sentir al espectador un punto vengativo que moralmente me parece discutible. De ser cierto yo sería de los que odian a The Authority, porque reduce lo político a poco más que una parodia, es en exceso maniqueista.

Pero en fin, buscaré más de Millar que al menos me ha entretenido dignamente, y en el fondo una parte de mi añora esos tebeos que es cosa mala.

Un saludo compañero!

señor tascoigne dijo...

Juas! Me alegro de que te haya entretenido. No sabía yo muy bien que te parecería, con lo elitista y tal que dices ser (jejeje...)

Respecto a la postura maniqueísta del comic; sí, es cierto, a mi también me parece extremo, y de hecho,contrariamente, ese "parodiar" la política me parece precisamente uno de sus puntos fuertes y no deja de hacerme gracia. Porque de hecho el autor, por ridiculizar, ridiculiza hasta a sus propios personajes: Esas portadas de revista, esos affairs con personajes de moda...

Y respecto a los altibajos, no lo maticé bien. En el último arco argumental de Millar los de DC metieron tres números de relleno de otro guionista, el cual no me parece que esté a la altura de éste.

De Millar, además de Superman rojo (que te recomiendo fervientemente leer), he leído Civil War, que me pareció una curiosidad de merchandising de Marvel bien hecha, tipo "Secret wars" pero con argumento curradillo.

Un abrazo!

Knut dijo...

Cuando digo que la cosa prometía me refería precisamente a eso, a que en el fondo parecía tender hacia la autocrítica lo cual hubiese sido estupeda.

Ya digo que he disfrutado bastante, de hecho me he bajado los x-men ultimate por puro morbo nostálgico, aunque en este caso la bonda mutante me aburre, la verdad.

En cuanto a un mundo dirigido por superhéroes me parece más entretenido e interesante Miracleman, serie no falta de violencia (la parte de la destrucción de Londres aún no ha sido superada, jejeje

¿Has leído Marshall Law? En mi opinión tiene considerablemente más mala hostia que The Authority, vale que es menos espectacular visualmente, pero en guiones y dibujo me parece sencillamente perfecta. Nunca se ha tenido tan mala baba en superhéroes ni se han tenido diálogos tan mortalmente chulos, juas juas juas. Si no lo conocesw te lo recomiendo muy muy muy vivamente. La parte en la que mandan a los "vengadores", "shield" y demás en TA es muy parecida a MS, sólo que en esta ocasion en versión fascista-sadomaso. Eso de ser un superhéroe facha que mata a superhéroes (a todos los demás) es ultracachonda.

PD: Soy un elitista, sí señor, pero por lo que juzgo no por lo que me echo al gaznate. Joer, me he criado con los Claremont, Byrnes, Eisners, Kings, Barkers, Clarkes y dibujos animados de todos colores, mangas, animes y toda la porquería narrativa que se pueda esperar, desde cine z hasta porno (aunque en este sentido me quedé en los 90 jejeje)

Un abrazo!!!

señor tascoigne dijo...

Pues me apunto en mayúsculas ese Marshall Law. Pinta bien por lo que dices. Y mi falta para con Miracleman la voy a subsanar en breve, porque acabo de encontrar la serie entera de Alan Moore y me la estoy bajando. Jejeje (esto de internet no deja de sorprenderme).

Un abrazo!!

señor tascoigne dijo...

Gracias Knut. Ya me estoy bajando Marshall Law!

Un abrazo!