domingo, 27 de abril de 2008

The Authority; de Warren Ellis y Bryan Hitch

Ellis es otro de esos guionistas ingleses de la nueva era. De esos que están aportando nuevas ideas y cierta renovación al comic. Ya llamó mucho la atención con Transmetropolitan (1997-2002), con Planetary (1999) y con The Authority (1999-2000), dando muestras de su particular tratamiento de la violencia (tanto física como verbal).

En "La Autoridad" se nos presentan personajes del sello Wildstorm, y más concretamente de Stormwatch, serie de la que no había leído absolutamente nada hasta ahora. Pero no importa, no hace falta. Para resumirlo y hacerlo más sencillo: Es un comic de superhéroes. Eso sí, el hecho de que Warren Ellis lo creara lo hace un pelín diferente. Para empezar, estos superhéroes no están bajo la bandera de ningún país, ni ningún tejemaneje político. No. Siguen una autoridad moral superior. Es decir, son ellos los que pinchan y cortan. Son ellos los que deciden. ("Haremos del mundo un lugar mejor" ¿No suena?). Además, ni siquiera están en la Tierra. Sino que viajan através de una especie de nave espacial denominada "El transporte" que está en los planos superiores, una especie de limbo, que puede abrir puertas en cualquier lugar de la tierra.

Según los propios Ellis y Hitch, crearon un comic Widescreen (pantalla ancha), término cinematográfico que le va que ni pintado: Fondo negro, panorámicas a doble página, impresionantes escenas épicas de destrucción masiva... Y ésta es una de las notas distintivas: la ultraviolencia. Los superhéroes de The Authority usan una fuerza destructiva a gran escala, lo que haga falta (como la destrucción de ciudades enteras...) con tal de vencer al enemigo de la Tierra. ¿No suena a cierto tonillo de Bush, Blair y Aznar?

En esta primera etapa de The Authority (12 números) la historia está conformada por tres arcos argumentales. En el primero el enemigo es un terrorista asiático que asola el mundo con un ejército de supervillanos. En el segundo un ejército inglés de una Tierra paralela ataca a la Tierra nuestra con tecnología extraterrestre abriendo una puerta espacio-temporal entre las dos. Y en la tercera una raza alienígena, que fué la propietaria de la tierra antes que la humanidad, vuelve para recuperarla. Como puede verse los peligros a los que se enfrentan The Authority son a escala mundial.

Llama la atención el poder visionario que tuvo Ellis si se extrapola ese "terrorismo mundial" a lo que ocurrió en realidad poco después de lo ocurrido en Septiembre de 2001. Y porque la solución política al terrorismo fué a la misma escala. En este caso (en el real) la Autoridad (es decir, el gobierno americano) decidió en base a su autoridad moral. Es por eso que el comic puede leerse en varios niveles: el puro entretenimiento o el político.

Por cierto, un guiño curioso. Dos de los superhéroes son homosexuales, de hecho son pareja, y uno se parece a Batman (Midnighter) y otro a Superman (Apollo). Jejeje.

4 comentarios:

Knut dijo...

Desconocía la existencia de este blog por lo que me he llevado una gratísima sorpresa.

En cuanto al tema, debo confesar que Transmetropolitan me ha hecho pasar sus momentos, pero en conjunto es una obra que me parece un tanto verdona. Ni las historias en sí misma ni la pose cínica acaban de llegarme demasiado, dando una sensación de ya visto continua que realmente no desagrada pero tampoco epata.

The Authority lo tengo por ahí, pero no acabo de decidirme aunque he leido comentarios muy positivos. ¿Crees que me interesará teniendo en cuenta que el tema superheroico me deja frío en general desde hace unos años? Es que eso de Batman mariquita como que a estas alturas me parece de interés demasiado frikoso para mi gusto. Aunque en su momento me reí bastante con Arkham Asylum (menuda mediocridad por cierto).

Saludos

señor tascoigne dijo...

Me alegra verte por aquí Knut!

A mí con Transmetropolitan me ocurrió algo parecido, tanto cinismo me embotaba, pero tenía sus momentos.

Respecto a The Authority, no sé, yo te aconsejaría echarle un vistacillo, aunque tal vez te siga dejando frío. No es que cuente demasiadas cosas nuevas, pero sí que llama la atención el tratamiento del superhéroe. Ellis tal vez fué algo más indirecto políticamente, pero si te fijas en los comics de la etapa de Millar son totalmente subversivos.

Yo hacía tiempo que no leía cosillas de superhéroes, y ahora he vuelto a asomar la cabeza por el género: llámalo nostalgia. Pero sé que es algo pasajero y se me pasará. Tan solo resisto con Morrison: Su Doom Patrol, sus Invisibles y sus New-X Men.

Knut dijo...

Voy a empezar a leerlo ahora, a ver qué tal... A mi también me da ataques de nostalgia de vez en cuando, sin ir más lejos por Byrne de Los 4 fantásticos o con el Thor de Walter Simmonsons... Y en otro orden he estado leyendo últimamente Dreadstar que en su momento me conmocionaba que era cosa mala.

El que al final me deje frío imagino que no quita que me divierta. Jejejeje

Un abrazo!

señor tascoigne dijo...

Uf, el Byrne de los 4F está en mi panteón particular de Cosas Muy Muy Importantes.

Ahí la nostalgia roza mi esencia. Recuerdo perfectamente el día (estaba hospitalizado) que mi padre me regaló cuatro comics: Uno de los primeros de Ironman (todos eran de la etapa Forum), uno de los 4F de la etapa de la Zona Negativa, el primero de Transformers y uno de la Secret Wars.

Y así empezó todo.

Ya te contarás que tal The Authority!

Saludos!