martes, 22 de abril de 2008

Top 10; de Alan Moore y Gene Ha

Alan Moore es un gran conocido para cualquier amante del buen comic que se precie. Suyos son los guiones de producciones del comic imprescindibles de los años ochenta y noventa, léase: V de Vendetta, Watchmen, o From Hell. En los últimos años Moore los ha dedicado a guionizar los títulos de su propio sello editorial: America's Best Comics (ABC). De esta labor han surgido obras como Promethea, Tom Strong, The League of Extraordinary Gentlemen o Top Ten. Lost Girls, una de sus últimas obras publicadas, tiene un argumento erótico y está dibujado por su mujer.

Top Ten (1999-2000) es una especie híbrida entre serie policíaca y un comic de superhéroes y ciencia-ficción. Según el propio Alan Moore, quería conseguir con esta serie un efecto similar a "Canción triste de Hill Street", serie de televisión ochentera centrada en la vida diaria de una comisaría de policía, y de esta manera desarrollar varias líneas argumentales a la vez. La diferencia estriba en que en el comic el planteamiento es el siguiente: ¿Como sería el día a día de una comisaría de policía futurista en un mundo donde todos sus habitantes tuviesen superpoderes?. La verdad es que a priori la idea es muy interesante.

Los guiños a series de superhéroes son contínuos: Los cuatro fantásticos, The Sandman, Secret Wars y Crisis en Tierras Infinitas, Batman, Asterix y Obelix, Mazinger Z... y la verdad es que algunas situaciones son muy cómicas. Además de los hilos argumentales paralelos que se van desarrollando (investigación de casos, día a día en la comisaría), Alan Moore nos va deshilvanando la historia de cada personaje. De esta forma el realismo, del mundo inventado por el autor, toma una gran consistencia, sumándola, eso sí, al enorme trabajo gráfico y detalle de Gene Ha.

Lo más interesante, a mi modo de ver, es ese nuevo mundo ineventado por Moore. Para entenderlo habría que tomar en consideración lo siguiente: Existiría una especie de multiverso que contiene varios mundos separados, es decir, cada uno en un punto distinto del espacio-tiempo. Estos mundos son el mismo en esencia, pero en cada uno de ellos han ocurrido cosas diferentes que han determinado su evolución: Por ejemplo, en uno de ellos el imperio romano nunca fué vencido y consiguió adueñarse del mundo entero; otro es un mundo dominado por robots... y así. El mundo en el que se centra Moore es un mundo en el que todos sus habitantes son superhéroes. Estos mundos poseen una comunicación entre sí y , de hecho, sus habitantes pueden saltar de uno a otro mundo.

Por otro lado, he de decir que no es de las mejores obras del autor. Aunque tiene momentos brillantes y el nivel general es muy bueno, la obra no puede ser tildada de obra maestra. Le falta algo. Aunque seguramente llamaría más mi atención si su autor no fuera Alan Moore (Nos tiene muy mal acostumbrados).

En principio la serie no está cerrada. Este sería el primer arco argumental. Según tengo entendido Moore ha hecho una precuela: Top ten 49'ers, donde profundizaría en la historia de Neópolis que es la ciudad donde sucede la primera parte; y Top ten: Smax, donde se centra en uno de los policías protagonistas de la primera entrega.

Otras entradas de Alan Moore:
V de Vendetta

4 comentarios:

Knut dijo...

Hasta ahora es lo más flojito que he leído de Dios, lo cual no quita que dado que la cosa no está terminada lo mismo le da por ser otra cosa. Al menos es lo que me ha pasado con Prometea, que lo dejé apartado por coñazo y a la vuelta me encontré números casi grandiosos, de esos que da Moore de vez en cuando y que renuevan con vigor la Fe, jejejeje

señor tascoigne dijo...

Jejeje.

Yo la verdad es que los últimos Moore no los había catado hasta ahora. Lo intentaré con Prometea también...

Por cierto, de Moore han editado hace poco el primer tomo de Lost Girls, un comic erótico hecho junto a su mujer. A ver si me lo leo pronto.

Knut dijo...

Yo lo he leido completo, gracias a que alguien lo tradujo hace un tiempo. Está cachondo (jejeje) pero tampoco me ha entusiasmado en exceso. Creo que tantos años conviviendo con la pornografía te dejan insensible para según qué cosas.

Pero merece la pena, eso sí.

señor tascoigne dijo...

Joer, pues por lo que había leído la idea era muy muy buena. Eso de hacer una historia eroticopornográfica contando con iconos infantiles como Wendy, Dorothy y Alicia... Uf... ¿Se le habrán acabado las pilas a Dios?

Por lo pronto leeré el primer volumen. Sanguijuela-Norma lo va a editar en tres tomos, por lo que parece. Sigue con la fabulosa estrategia de arrancarnos los bolsillos.