domingo, 2 de diciembre de 2007

El jugador; de Fiodor Dostoyevski

Se le llena a uno la boca diciendo Dos-to-yev-ski. Dostoyevski. Este ruso creo en mí hace ya muchos años cierta rusofilia que aún me persigue. Dijo Niezsche de él que fué el primer psicólogo de la historia. Y es que su literatura profundizó como ninguna otra antes los intrincados túneles de la mente y la conducta humana.

En 1844 traduce Eugenia Grandet de Balzac, para saldar una deuda, y tras ello decide dedicarse de pleno a la literatura. Tras varios años y sus primeras obras: Pobres gentes, El doble, o Noches blancas, entre otras, es condenado a cinco años de trabajos forzados en Siberia, por pertenecer a una organización antigubernamental. Tras su condena comenzaría la más grande carrera literaria de la historia rusa o de la historia de la literatura (para mi gusto), no sería fácil: detrás tendría a acreedores, su afición por el juego, la muerte de su esposa... pero en unos quince años crea seis obras memorables, que estarán ya para siempre en la cúspide de las letras universales: Memorias del subsuelo (1864), Crimen y castigo (1866), El jugador (1867), El idiota (1868), Los demonios (1872) y Los hermanos Karamazov (1879).

Aún me quedan unos cuantos libros de éste magnífico ruso por saborear. Los hermanos Karamazov, Noches blancas, Pobres gentes... y otro que es el que me tocaba ahora devorar: El jugador. El jugador se inspira en las propias vivencias que tuvo Dostoyevski con el juego, en especial la ruleta, y que le llevaron a arruinarse en varias ocasiones. La obra fué dictada a una mecanógrafa en sólo veintiséis días, mientras aún estaba escribiendo Crimen y Castigo.

El inicio del relato es frenético, todo lo contrario que en otras novelas: Donde el bueno de Fiodor diserta durante páginas y páginas sobre la psique y la pulsión humana. En éste caso disecciona el alma del ludópata en la maravillosa ciudad de Ruletenburgo (Qué grande es el nombre de la ciudad ¿Verdad?).

Sin duda, El jugador, es la novela de Dostoyevski más liviana que he leído. Tal vez la que menos me ha costado leer. Lo cual no quiere decir que no ahonde en temas profundos, como en el choque de expectativas, en los contratos sociales o en la máscara. Realmente la ludopatía es un tema secundario en la novela, usado para recrearse en otros aspectos del comportamiento humano. También se puede extraer cierto aspecto satírico: Una familia entera esperando con anhelo la muerte de la abuela para heredar todo su capital, y poniendo en ello, en esa herencia, sus más grandes esperanzas. También, como en casi todas las narraciones del ruso, encontramos una especie de antihéroe rodeado por un mundo hostil que pretende doblegarlo.
Leer de nuevo a Dostoyevski, reencontrarme con él, ha supuesto un gran placer para los sentidos, un revulsivo embriagador de palabras e imágenes poderosísimas.

4 comentarios:

Peter Sinclair dijo...

Me quedo con una frase que leí en un foro que frecuento, y es que El jugador tiene uno de los finales más rockeros que se puedan leer. Y aunque lo parezca no es frivolidad, porque es que esa última página... madre mía, es muy grande.

A mí también me gustó mucho el libro. Sólo he leído suyo además Crimen y castigo, pero pedí que me regalaran El idiota y ahí está esperándome en la estantería.

¡genial este blog!

señor tascoigne dijo...

Jejeje, Dostoyevski es que era muy rockero: solía decir a los cuatro vientos, allá en San Petersburgo: ¡Juego, letras y rock and roll!

"El idiota" es muy grande. Mucho. También lo es "Memorias del subsuelo", que también hay que leer. Así como "Los demonios" (Llevo diciéndole a Llosef, desde hace mucho tiempo, que se lo tiene que leer y no me hace ni caso...)

En fín, amo a este tipo. Y encima ahora ando descubriendo a Pushkin (el padre literario de todos los rusos) e imagínate, estoy impresionado. Ya hablaré de él, ya.

Me alegra mucho que te guste el blog, un honor, por ahora estará contínuamente en obras, y tal vez veas cosas raras, cosas del directo.
Y, por supuesto, estás en tu casa.

victoria dijo...

Totalmente de acuerdo con Peter
Genial!, un excelente descubrimiento este blog.

Si todavía no has leído "Los Hermanos Karamasov....échale un vistazo a esto http://plasmados.blogspot.com/2006/05/fedor-dostoievski-los-hermanos.html

Amo a Dostoievski!!!! creo que no hay nadie que pueda desarrollar mejor que él el pensamiento humano y lo puede hacer con muchos personajes distintos a la vez....como si él fuera todos, como si lo hubiese vivido, como si lo estuviese viviendo, es magnífico....Crimen y Castigo me dejó pasmada, y tengo en mi casa varios esperándome: El jugador (que sin duda leeré pronto), el idiota y los endemoniados, entre otros.

Los rusos la llevan: Gorki por ejemplo es increíble, para que hablar de Tolstoi.

Mira estos fragmentos de Chelkash (http://plasmados.blogspot.com/2007/07/libro-recomendado-julio-2007.html)

Saludos!!!!

señor tascoigne dijo...

Gracias por tus palabras hacia éste blog.

A mi todavía me quedan muchos "rusos" por leer. Ahora estoy degustando a Pushkin, pero todavía están Gógol, Turguénev, Gorki, Chejóv, el mismo Tolstoi... Todos esperando a ser leídos.

Y aún me quedan, sí, "Los hermanos Karamazov" o "Pobres gentes" del bueno de Dostoyevski.

Un saludo!